viernes, 22 de junio de 2018

Herpes virus y mal de Alzheimer





Herpes virus y mal de Alzheimer
La enfermedad de Alzheimer es el principal tipo de demencia relacionada con la edad y cuya  incidencia en El mal, acaba primero con la memoria inmediata, y va borrando cada vez más recuerdos, hasta afectar a otras habilidades cognitivas. Descrita hace más de un siglo, aún se desconoce qué la provoca y se sabe que se caracteriza por la formación de placas y ovillos alrededor de las neuronas. Las primeras alteraciones producidas por el alzhéimer se dan a nivel bioquímico por la acumulación de placas de proteína beta-amiloide (AB) en el exterior de las neuronas y la formación intracelular de ovillos neurofibrilares de proteína TAU. Estos son los dos marcadores que se muestran en las fases más tempranas de la enfermedad. La presencia de placas de amiloide, mide el riesgo de enfermedad de alzhéimer; el acúmulo de hilillos de TAU, son marcadores de daño cerebral vinculado a la muerte de las neuronas. El problema es que la acumulación de estas proteínas no es totalmente determinante para desarrollar alzhéimer, pues también se encuentran en otras demencias relacionadas con el envejecimiento. El registro de la enfermedad en Europa, es de 11 casos por 1.000 habitantes. En España, el 7% de los mayores de 65 años sufren alzhéimer, y este es un porcentaje que sube hasta el 50% en los mayores de 80 años. 

Investigadores de una veintena de instituciones de EE UU han encontrado recientemente que la presencia de dos miembros de la familia Herpesviridae es mucho mayor en el cerebro de los que han sufrido la enfermedad de Alzheimer. Casi sin pretenderlo, investigadores estadounidenses han encontrado pistas que señalan al posible papel vírico en la enfermedad de Alzheimer. Científicos del Hospital Monte Sinaí secuenciaron el material genético de muestras de regiones del cerebro (las más castigadas por el mal) de 622 fallecidos con la enfermedad y otros 300 que murieron con su cerebro intacto y el análisis mostró que los tejidos cerebrales de los primeros contenían una cantidad anormalmente alta de herpesvirus humano 6A (HHV-6A) y el herpesvirus 7 (HHV-7).  Estos dos virus aún son  poco conocidos por la ciencia, ambos fueron aislados hace unos 30 años, y se sabe que pasan al organismo a edades muy tempranas, muchas veces asintomáticos y muy extendidos entre la población.

Gracias a los Institutos Nacionales de Salud de EE UU, los investigadores pudieron disponer de muestras de otros bancos de tejidos cerebrales para repetir su estudio en otros casi 1.000 cerebros. La revista especializada Neuron, señaló que los resultados replicaron los del primer trabajo, y aunque la generalidad de las muestras tenía el rastro de diversos virus humanos muy comunes, en el caso de las personas que murieron con la enfermedad, la cantidad de estos herpesvirus al menos doblaba a la de los cerebros sanos. Más relevante aún, genes que se sabe intervienen en la enfermedad de Alzheimer aparecían infiltrados por el material genético (ARN) de los virus.“Hemos podido realizar un análisis computacional más sofisticado usando diversos niveles de información genómica tomada directamente del tejido cerebral de afectados, y este análisis nos ha permitido comprobar cómo los virus están interactuando directamente o corregulando genes que se sabe intervienen en el alzhéimer", dice en una nota el investigador de la Escuela Icahn de Medicina del Monte Sinaí y principal autor del estudio, Joel Dudley. "No creo que se pueda afirmar que los herpes virus son la causa principal del alzhéimer. Pero lo que es evidente es que interfieren y participan en las redes que directamente están detrás de la patofisiología de la enfermedad", añadió.

Los autores del estudio insisten en que hay que mucho que investigar, y de hecho, la conexión que han encontrado bien podría ir en dirección contraria: la mayor presencia de estos virus en los cerebros de personas con alzhéimer podría deberse a la facilidades para su propagación que ofrece un proceso neurodegenerativo como este. La doctora del Instituto para la Investigación de la Demencia de Reino Unido, Tara Spires-Jones, señala que: "Sus análisis son consistentes y señalan que estos virus pueden estar interviniendo en los cambios cerebrales dañinos que provocan el alzhéimer; sin embargo, también es posible que las personas con la enfermedad sean más susceptibles a infecciones cerebrales puesto que el alzhéimer daña la barrera entre el torrente sanguíneo y el cerebro que lo protege de las infecciones".

La hipótesis que proponen no es nueva. A principios de los noventa, el grupo dirigido por Ruth Itzhaki sugirió en un artículo publicado en Journal of Medical Virology la posibilidad de que el virus Herpes fuera un factor de riesgo de alzhéimer. Desde entonces, numerosos laboratorios de todo el mundo, han intentado probar que existe una relación de causalidad entre la infección vírica y la patología, y no una mera correlación. Según los defensores de esta idea, en los individuos con una variante genética llamada APOE ε4 (un conocido factor de riesgo), infecciones comunes podrían atacar al cerebro y causar un daño inflamatorio que lo fuera debilitando. Entre los potenciales patógenos no solo está el virus Herpes, sino también algunas bacterias. Es decir, la infección de los microorganismos sería el primer paso necesario antes del desarrollo de los depósitos de beta amiloide y de la proteína tau, que son característicos del mal de Alzheimer.

Maracaibo 23 de junio 2018


jueves, 21 de junio de 2018

DEFENDER AL REBELDE


DEFENDER AL REBELDE
Carlos Queiroz llegó al Real Madrid para ser su DT en 2003, después de pasar varios años aprendiendo de Alex Ferguson, y con la incómoda misión de reemplazar a Vicente Del Bosque, quien había enamorado al madridismo con sus formas respetuosas y sus títulos. Tuvo un solo pedido para la directiva que nunca le cumplieron: Fernando Hierro
Pablo A. García Escorihuela
Aquella noche del 23 de junio de 2003 siempre será recordada por Fernando Hierro. Aquel día se rompió una relación de años, un amor que parecía eterno, y que sintió desmoronarse tras los sucesos de esa noche.
Real Madrid venía de levantar una liga increíble. Después de sufrir en los primeros tramos del campeonato, el equipo de Vicente Del Bosque remontó una dura cuesta y terminó alzando el trofeo como campeón en la jornada final, en un desenlace infartante. El equipo de los galácticos, que ya tenía a Figo, Zidane y Ronaldo, veía a Raúl y Hierro como sus principales referencias.
Pero la decepción de Florentino Pérez, presidente del conjunto merengue, era enorme. Para él, ganar La Liga no era suficiente, y más habiéndose gastado casi 60 millones de euros en contratar al goleador del Mundial 2002, Ronaldo, y teniendo enfrente el desembolso de otros 55 millones para sacarle al Manchester United a la máquina de mercadotécnica más perfecta del fútbol en aquel tiempo: David Beckham. Era la Champions o nada.
Alguien debía pagar los platos rotos. Aquella noche, en la cena de celebración del equipo en el Mesón Txistu de Madrid, no sólo se comió carne y se tomó vino. Esa noche, Jorge Valdano, quien fungía como director deportivo del club, tuvo la incomoda y poco sutil tarea de hablar con Del Bosque para decirle que no seguiría, que en su lugar llegaría el portugués Carlos Queiroz, asistente de Alex Ferguson en el Manchester United, representado por Jorge Mendes, quien ya desde aquellos  días hacía suculentos negocios con los blancos.
El argumento para decirle a Del Bosque y a la opinión pública de la decisión del club, era tan simple como futil: “Necesitamos un entrenador ajustado a los tiempos modernos”. Fernando Hierro vio ofendido todo el movimiento, y no aguantó mucho más. Lo conversó con Raúl, a quien convenció de quedarse en el Santiago Bernabéu, pero el malagueño, no deseaba lo mismo para él.
Fue a la mesa de Valdano, y encendió la mecha de una relación que se rompió por muchos años: “Si Del Bosque se va, yo me voy también. Me retiro del fútbol”, dijo. Fue a dar a Qatar, antes de rubricar su despedida, dos años más tarde, en el Bolton Wanderers de Inglaterra.
Sin embargo, Valdano le pidió calma, que se lo pensara bien. Que no decidiera en caliente. Hierro era un hervidero en aquel momento, no podía respetar las formas de Florentino, y esto, contrastaba con los planes que ya tenía para él su nuevo técnico.
“Yo lo defendí”, dijo Carlos Queiroz hace poco al diario Marca. “Yo quería que Hierro se quedara en el vestuario, porque sabía de lo importante que era para el club, para el plantel, y valoraba muchísimo sus capacidades como jugador. Creo que tenía mucho para darnos. Y en algún momento se lo llegue a decir, ya varios años más tarde”, explicó el portugués, hoy técnico de la selección de Irán.
Hierro sólo volvió al Madrid 12 años después, nuevamente con Pérez como presidente, para vivir algo similar con la salida de Carlo Ancelotti. Era, junto a Zinedine Zidane, parte del grupo de asistentes técnicos del italiano, al que Pérez, en sus curiosas formas regidas desde el ego, echó después de que no pudo ganar nada en 2015, cuando en el 14 había logrado la primera Champions League para el Real Madrid, desde aquella de 2002 con Del Bosque (quien, por cierto, tuvo una revancha sublime al titularse en 2010 como campeón del Mundo con España).
De ahí fue a dar a la Real Federación Española de Fútbol, y por esas cosas de los manejos de Florentino y sus devaneos con los técnicos, Hierro es hoy el técnico de España.
“Será un gusto enfrentarle. La decisión que tomó habla mucho de lo que él es. Un caballero. Y creo, que no hay mejor técnico en este momento, moralmente hablando, que él, para reunificar a una España fracturada”, dijo Queiroz, quien en su momento defendió al rebelde a capa y espada. Hoy lo tendrá en el banquillo de enfrente, y con España necesitando ganar para seguir viva dentro del Mundial.
Para "Pase en corto": Pablo Antonio García Escorihuela (20/06/18)
Maracibo 21 de junio de 2018




martes, 19 de junio de 2018

Cruz María Salmerón Acosta




Cruz María Salmerón Acosta
 
(Manicuare, 3 de enero de 1892-Manicuare, 30 de julio de 1929)  fue un escritor y poeta venezolano conocido como el «poeta del martirio» y «solitario de la cima de Manicuare». Su obra –la mayoría sonetos– estuvo influenciada por la corriente del modernismo. Forma parte de la Generación del 18.  Su primera formación la recibió en casa de Carlota y Petra González, vecinas de Manicuare. Luego se trasladó a Cumaná para iniciar clases en la escuela de Pedro Luis Cedeño y cursará la secundaria en el Liceo Federal. En 1910 decidió viajar a Caracas y comienzará a estudiar Ciencias Políticas en la Universidad Central de Venezuela.  En colaboración con su gran amigo el poeta cumanés  José Ramos Sucre, fundó la revista literaria "Broche de oro". Para 1911 escribe su primer soneto Cielo y Mar, dedicado a su amigo, el también poeta, José Antonio Ramos Sucre. Durante esta época es colaborador en publicaciones como: Satiricón, La U, Claros del Alba, Élite, Renacimiento, El Universal,  El Nuevo Diario y Broche de Oro.
 
Dos años después, luego de sentir dolores en los brazos y adormecimiento en las manos, es diagnosticado con lepra. Los médicos le aconsejan regresar a Manicuare antes de que sufriera un aislamiento sanitario. A pesar de la advertencia, Salmerón prosiguió en sus estudios, pero en 1913, después de ser clausurada la universidad por el gobierno de Juan Vicente Gómez,  se decide y volverá a su pueblo. Posterior a su regreso, la tragedia se enseñorea en él. Su hermana Encarnación muere, al igual que su hermano Antoñico, asesinado por el jefe civil del pueblo, por lo que ante este hecho, Salmerón decide enfrentarse a la autoridad y será encarcelado en Cumaná durante un año. Al salir de prisión se refugia nuevamente en Manicuare, en una pequeña casa construida especialmente para él. Allí pasará sus últimos quince años de vida. Allí, postrado en la cama, tuvo que dictar muchos de sus poemas cuando la enfermedad le impidió escribir.
AZUL
Azul de aquella cumbre tan lejana
hacia la cual mi pensamiento vuela,
bajo la paz azul de la mañana,
¡color que tantas cosas me revela!

Azul que del azul cielo emana,/ y azul de este gran mar que me consuela,/
mientras diviso en él la ilusión vana/
 de la visión del ala de una vela.

Azul de los paisajes abrileños,/ triste azul de los líricos ensueños,/
que no calman los intimos hastíos.

Sólo me angustias cuando sufro antojos /de besar el azul de aquellos ojos /        
 que nunca más contemplarán los míos.

Su obra refleja la adversidad, la angustia y la restricción que le rondaron durante su vida. Hoy en día, la casa de Cruz Salmerón Acosta, lugar de destierro físico y espiritual del poeta, aún invita al reposo para contemplar, desde la pequeña colina en que se encuentra, aquella costa que tanto amó y el ancho azul que insuflara a sus poemas toda esa carga de melancolía y desconsuelo. La casa es conservada por los jóvenes del Centro Cultural Cruz Salmerón Acosta con esmero y dedicación, un grupo de muchachos manicuareros dedicados a conservar viva la memoria del poeta y que celebran de manera especial el natalicio (3 de enero) y muerte del poeta. Además, han construido el Museo Cruz Salmerón Acosta en el lugar donde vivieron los padres del mismo.

El mes de julio de 1929, Manicuare sufrió una aguda sequía. Al fallecer Cruz Salmerón Acosta, el 30 de julio, en el pueblo volvería a llover. Esta coincidencia se ha convertido en leyenda y es parte del acervo cultural de la región, expresado popularmente en piezas musicales como la Canción Cumanesa, del cantautor Alí Primera. “La canción de Salmerón que su vida cambió por un día de lluvia porque su pueblo moría de sol”. Una recopilación de toda su obra lírica fue publicada en 1952, con el título Fuente de Amargura, y formó parte de las Ediciones Gratuitas de la Línea Aeropostal Venezolana. En 1983 su vida fue llevada el cine por el director Jacobo Penzo en la película La casa de agua. En su honor fue nombrado el municipio que alberga su pueblo natal.

Maracaibo 19 de junio 2018

COROLARIO




C O R O L A R I O
Final del repaso a la historia de Venezuela en 3 partes y un corolario

La definición de Corolario dice: “Razonamiento, juicio o hecho que es consecuencia lógica de lo demostrado o sucedido anteriormente”.
 
En 1989, la imagen pública del presidente Pérez estaba desacreditada por las reformas económicas emprendidas, y aquel descrédito impulsado por organizaciones izquierdistas condujo al estallido social del Caracazo en  febrero de 1989, con una cruenta respuesta de las Fuerzas Armadas a requerimiento presidencial y aproximadamente 2.000 personas se reportaron desaparecidas.  Tres años después: el 4 de Febrero, de 1992, se produjo un golpe de Estado, fallido como intentona insurreccional, liderada por un teniente coronel infiltrado en las FF.AA. quien venía organizando con diferentes militares un proyecto conspirativo, que sin solución de continuidad traducía los lineamientos fijados desde Cuba. El golpe de Hugo Chávez Frías logró cierto apoyo popular debido al deterioro de la situación social y el aumento de la corrupción administrativa dentro de los políticos de oficio. Ese mismo año, el 2 de Noviembre de 1992, se insistiría con un segundo intento de Golpe de Estado durante el cual los militares complotados llegaron a bombardear algunos edificios públicos como el Palacio de Miraflores, el Ministerio de Relaciones Exteriores, y el Aeropuerto de La Carlota. No obstante la intentona fue nuevamente fallida. Los militares involucrados en los Golpes de Estado de 4 de febrero y 2 de noviembre de 1992 fueron juzgados y serían hallados culpables de rebelión. Aunque parezca un disparate, todos serían perdonados, sus causas sobreseídas, y regresarían a sus cargos en las Fuerzas Armadas. Entre los liberados se encontraba Hugo Chávez.

Menos de un año después de las intentonas golpistas, el 21 de mayo de 1993​ el presidente Pérez (CAP) fue separado de su cargo por el Congreso Nacional acusado de malversación de fondos públicos, referidos a 250 millones de bolívares que provenían de la partida secreta, de uso discrecional, según la legislación venezolana, donde los gastos destinados a la defensa y seguridad del Estado son de carácter confidencial y secreto, por lo que cualquier información relativa a los mismos conlleva un delito sancionado por el Código Penal. Durante el proceso se reveló que el dinero había sido utilizado para ayudar a la presidente Violeta Barrios de Chamorro quien fuera presidente de Nicaragua desde 1990 cuando había barrido con el Sandinismo nicaragüense apoyado por Cuba. El juicio de CAP estuvo plagado de irregularidades, con un carácter político irrefutable. La investigación viciada por motivaciones políticas llevó a que se desconocieron garantías fundamentales del Estado de Derecho, se irrespetaron los artículos 361, 367 y 369 del Código de Enjuiciamiento Criminal y en el Juicio, la Corte rechazó la petición de defensa. No se respetó el debido proceso y se juzgó a Carlos Andrés Pérez sin que este tuviera una oportunidad de defenderse.

Un año después en 1994, Rafael Caldera asumirá por segunda vez la presidencia de la República enfrentando graves problemas económicos. Los bajos precios del petróleo lo obligaron a recortar el presupuesto del año 1994. En 1998, otra caída de los precios del petróleo impactaría negativamente en la economía y en el ánimo de los venezolanos, Los militares que habían sido sobreseídos por el gobierno de Caldera, generarían alianzas con grupos políticos de izquierda que apoyaron el golpe para así sostener su gobierno. Chávez entraría a hacer campaña política y con un discurso que ahora a través del devenir de la historia se reconoce estaba plagado de mentiras y falsas promesas. El teniente golpista concretó sus intenciones, al cuadrar con su “mentor político” Fidel Castro, lo mismo que confirmaría en su temprano discurso en la Universidad de La Habana el 14 de diciembre de 1994. Había llegado el momento culminante de todo un  largo y tórpido proyecto de infiltración y planificación para que Cuba pudiese hacerse cargo de la nación más rica de Hispanoamérica. El destino de Venezuela era ya algo manifiesto.

Hugo Chávez fundó el partido político Movimiento Quinta República y fue elegido presidente de Venezuela en 1998 de esta manera, la historia habría de demostrar como el castro-comunismo se instalaría definitivamente en Venezuela, (al menos hasta nuestros días, junio 2018). Para lograr el control del país, había que destruir una empresa petrolera de las más calificadas del mundo, e ir expropiando sin tregua toda empresa comercial que generase ganancias para destruir el aparato productivo de la nación. Se cambiaron los nombres de las instituciones, se dejó a expertos cubanos para coordinar el registro de identidad y el aparato represor político, se modificó la bandera y el escudo de Venezuela y se le cambió el nombre a la República. Todo esto se lograría en el curso de casi 18 años apoyándose en numerosas elecciones con un sistema electoral electrónico, que rechazaría los conocidos internacionalmente, y que fue reconocido como fraudulento por la casa que lo creó, con un Consejo Electoral, una Corte de Justicia sumisas al ejecutivo, y con unas FF.AA. que no acatando la Constitución se transformarían en un apéndice político.

Chávez enfermó de cáncer y se fijó como fecha de muerte el 5 de marzo del 2013, dejando a Nicolás Maduro, el hombre preparado en Cuba, colombiano por ser su madre natural del hermano país, pero sería designado como su sucesor, de manera que el país continuaría progresivamente sumiéndose en el caos con innumerables tragedias sociales y sanitarias que ameritarían de ayuda humanitaria de otras naciones sin que esta fuese aceptada. Millones de jóvenes venezolanos optarían por migar a otros países en busca de una mejor calidad de vida. Venezuela ha llegado a extremos en cifras de asesinatos, de presos políticos, con torturas y violaciones a los derechos humanos, y con fallas en políticas de salud pública muy graves, en medio de un desabastecimiento e hiperinflación como nunca ha existido en cualquier nación petrolera del mundo. Las reiteradas violaciones a la Constitución aprobada por el mismo Chávez, no han generado generando otra cosa más que odios, miserias y muerte. Esto no es una simple opinión, ni tiene ningún sentido político, es algo que para saber que es cierto, aunque cueste entenderlo,  basta con la lectura escueta de los hechos que narra la historia contemporánea...

Maracaibo 20 de junio 2018